top of page

El poder de la oración

Serie Cordón de tres dobleces





San Mateo 6:5-10, 12-13 RVC

“»Cuando ores, no seas como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para que la gente los vea; de cierto les digo que con eso ya se han ganado su recompensa. Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y con la puerta cerrada ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. »Cuando ustedes oren, no sean repetitivos, como los paganos, que piensan que por hablar mucho serán escuchados. No sean como ellos, porque su Padre ya sabe de lo que ustedes tienen necesidad, antes de que ustedes le pidan. Por eso, ustedes deben orar así: »“Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. No nos metas en tentación, sino líbranos del mal.” [Porque tuyo es el reino, el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.]”



No Ores para que te vean

No ores para que te vean. Jesús dice esto ya que en ese tiempo había gente que oraba en las esquinas de las plazas para ser vistos por los hombres y así poder validarse frente a la gente, buscando una recompensa humana.

Mateo 23:5 NTV

“»Todo lo que hacen es para aparentar. En los brazos se ponen anchas cajas de oración

con versículos de la Escritura, y usan túnicas con borlas muy largas.”

En Secreto


La oración no es un acto público, sino una disciplina del secreto.

Hay diferentes tipos de oraciones, por ejemplo; la intercesión es una disciplina que se puede hacer en comunidad, en voz en cuello, porque se trata de ponerse en el lugar de alguien más.


Romanos 8:34 RVR1960

“¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó,

el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.”

Hay momentos que debemos ponernos de acuerdo para orar por ciertos cosas ya que; ¡en le acuerdo hay poder!

S. Mateo 18:19 RVR1960

“Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca

de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.”

Pero la oración que Jesús les estaba enseñando a sus discípulos es la oración de devoción. La disciplina es buscar a Dios intensamente todos los días no como una religión sino como una forma de relacionarse.

Dios no se esconde de nosotros sino para nosotros.

Isaías 45:3 RVR1960

«y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas

que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre.»

Hay cosas que Dios solo revela en el secreto

No se trata de lo que digo

San Mateo 6:7-8 RVC

“»Cuando ustedes oren, no sean repetitivos, como los paganos, que piensan que por

hablar mucho serán escuchados. No sean como ellos, porque su Padre ya sabe de

lo que ustedes tienen necesidad, antes de que ustedes le pidan.”

“La importancia de la oración no es lo que digo, sino con el corazón con que lo digo”

La oración es un diálogo no un monólogo. Son eso momentos donde el padre te quiere solo para Él.

El Padre ya está en el secreto, ¡si quieres encontrar a Dios ya sabes donde buscarlo!

Y por eso Dios nos ha metido en este tiempo de ayuno, Él quiere que lo busquemos más intensamente Hay una deseo por mas de Dios y cada vez que lo experimentamos queremos más.

Salmo 63:1 NVI

“Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de ti;

todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta.”



Jesús nos dejó la guía


El Padre nuestro:

S. Mateo 6:9-13 RVR1960

“Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.”



Padre Nuestro


Lo primero que Él quiere es que entendamos que primero es Padre. Él quiere relacionarse con nosotros como un padre a un hijo.


  • Dios nos esta diciendo "No quiero que me llamen Dios, ni Salvador, proveedor. ¡quiero que me digan PADRE!


Romanos 8:15 RVR1960

15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino

que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!



Santificado sea tu Nombre

La única forma de ver y relacionarse con Dios es por medio de la santificación.

No podemos separar lo SANTO de Dios, es Él el ESPÍRITU SANTO!

Siempre nos va a guiara santificarnos más y más

1 Timoteo 4:4-5 RVC

“Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es desechable, si se toma con acción de gracias, pues por la palabra de Dios y por la oración es santificado.”



Venga tu reino

Dios no esta apurado con que nos vayamos al cielo.

Él quiere traer el Cielo a la tierra.

¡Cada vez que oramos traemos el cielo a la tierra!

S. Mateo 6:10 RVR1960

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”

El primer mensaje de Jesús fue acerca del Reino.En cada circunstancia debemos orar señor venga tu reino.

Venga tu reino a mi vida, orar venga tu reino es orar la voluntad de Dios.



El pan de cada día

Dios para cada día tiene una forma diferente de proveernos:

Filipenses 4:19 RVR1960

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme

a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”



Perdona nuestras deudas

No podemos pedir algo que no estamos dispuestos hacer nosotros primeros.

Esta oración es muy especifica, porque dice:

“Perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”


  • Si no perdonamos nosotros primero ¿por qué pensamos que Dios nos va a ayudar a saldar nuestras deudas?


No nos metas en tentación

“No nos metas en tentación y líbranos a del mal”

S. Mateo 26:41 RVR1960

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la

verdad está dispuesto, pero la carne es débil.”

La oración nos libra del la tentación.



Tuyo es el reino, el poder y la gloria

Siempre nuestras oraciones deben terminar atribuyéndole la Gloria al único Digno.

1 Crónicas 29:11 NTV

“Tuyos, oh Señor, son la grandeza, el poder, la gloria, la victoria y la majestad.

Todo lo que hay en los cielos y en la tierra es tuyo, oh Señor, y este es tu reino.

Te adoramos como el que está por sobre todas las cosas.”




898 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Parakletos

Dar

bottom of page