• CTUE

Perdonados para perdonar

Actualizado: 7 oct


Mientras muchas corrientes dicen “ni perdón ni olvido”, en la palabra de Dios encontramos un llamado a perdonar. En esta serie “Perdonados para perdonar” profundizaremos en que dice Jesús sobre el perdón, que hacer cuando somos ofendidos y cómo debemos honrar cada una de nuestras relaciones.

Perdonados para perdonar

El perdón debe ser un estilo de vida para nosotros como hijos de Dios y para esto debemos desarrollar un espíritu inofendible. Para este año nuevo e inimaginable necesitamos identificar cosas que nos están deteniendo y que no nos permiten recibir lo que Dios pensó para esta temporada de nuestras vidas. La falta de perdón puede generar estancamiento en nuestra salud, familia, trabajo, matrimonio e incluso en nuestra relación con Dios.

Cuando perdonamos a quienes nos hacen daño, eliminamos su capacidad de hacernos daño. Por el contrario, cuando no perdonamos estamos bajo el control de quién nos dañó.

9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Mateo 6:9-13 (RVR 60)

"Solo perdona quien fue perdonado primero. Lo que nos capacita para perdonar es que Él ya nos perdonó"

Desafío:


Ten un tiempo para orar y pídele al Espíritu Santo que te muestre a quienes debes perdonar, quizás sea un padre que no estuvo presente, un amigo que te falló, o compañeros que te dañaron. Sin importar la situación decide comenzar a vivir en libertad.




Oración


“Señor yo hoy decido perdonar, suelto a (nombra a quien perdonas), ayúdame a tener un corazón inofendible para avanzar y alcanzar cada una de tus promesas. Rodéame de personas correctas y enséñame a honrar en todo tiempo, en el nombre de Jesús, Amén.”



 

Agentes de reconciliación y transformación



Como iglesia, tenemos el mensaje de la reconciliación. Aunque la vida esta llena de matices debemos enfrentar las distintas circunstancias a la luz de la palabra de Dios. No somos de los que se mueven por emoción o en base a las circunstancias, sino que nos movemos por convicción basados en la palabra de Dios.

En Hechos 16:16-40 vemos como Pablo y Silas se encontraban en circunstancias injustas, tenían razones suficientes para ofenderse con Dios y con el sistema, aun así encontramos en ellos un actitud de oración y adoración. Podían “reaccionar” pero decidieron “accionar” en base a la palabra de Dios.


Quizás hoy en tu vida hay razones validas para que estes enojado por el daño recibido, necesitamos ser conscientes de que las circunstancias no son las que frenan nuestro desarrollo, lo que verdaderamente nos frena es nuestra actitud frente a estas,

¿Cuál será la tuya?

Que tu enojo no detenga el propósito, deja que Dios transforme todo lo que era para maldición en bendición (Genesis 50:20). Jesús cuenta contigo para amar, bendecir, hacer bien, y orar por tus enemigos (Mateo 5:43-44).

Desafío: Si hay cosas que te dañaron o momentos donde sufriste de alguna injusticia, el desafío es que decidas pasar esta temporada y las que vengan con una actitud diferente a la que tuviste hasta ahora. Decide pasar por alto la ofensa, vivir en gozo y ser alguien que transforma ambientes, se un agente de reconciliación en tu familia, trabajo y amigos.



 

Bullying vs Honra