• CTUE

Relaciones tóxicas

Conexiones



Todos queremos una historia de amor digna de ser contada y recordada. El problema es que hay cosas que consideramos como amor, pero que verdaderamente no lo son. Puede que la idea de una relación sana te parezca inalcanzable o creas que son solo para algunos. Inalcanzable no es, pero si solo para algunos, ya que las relaciones que inspiran a otros son fruto de que dos personas dispuestas a pagar el precio, vivieron su soltería con propósito y tomaron determinaciones de pureza e integridad que afectaron su futura familia y generaciones.


Somos la generación más presionada y expuesta a un sistema de valores dañinos en cuanto a relaciones, familia y sexualidad. Si bien las relaciones sentimentales son el tema mas común entre los jóvenes, lamentablemente recibimos valores corrompidos y contrarios a los principios que deberíamos aplicar como hijos e hijas de Dios. Las canciones, series, programas de tv se basan en relaciones sentimentales donde se fomenta la falta de compromiso y somos presionados invisiblemente por la sociedad, con la mentira de que nuestro valor se basa en que alguien nos “quiera”.



Relación sana es aquella que honra a Dios: Es decir lo pone en el centro de cada decisión por más pequeña que esta sea y tienen aprobación de sus autoridades.


Relación tóxica es toda relación que nos aleje de Dios: Cualquier relación que nos aleje de Su presencia, ya sea por pecados, maltrato, falta de obediencia a las autoridades, malos hábitos, etc.



La buena noticia, es que, aunque la biblia no habla de noviazgo explícitamente, la palabra de Dios sigue mas vigente que nunca para nuestra generación y podemos tomar principios que nos alineen al corazón de Dios para caminar en pureza y plenitud.



Recordando que somos tripartitos; espíritu, alma y cuerpo. Debemos saber cuál es el orden más sano para conectarnos con otra persona y así desarrollar una buena relación.


  • Conexión espiritual: cuando nos conectamos inicialmente en el Espíritu, la relación estará basada en fundamentos sólidos, ya que esta se unirá de acuerdo a la fe y el propósito en común. La conexión espiritual se trata en compartir propósitos, complementarse y avanzar espiritualmente a la par con la otra persona.


  • Conexion almática (emocional): si luego de conectar en el espíritu avanzamos a una conexión emocional y almática, hablamos de una conexión mas profunda donde se exponen sentimientos, emociones y preferencias de ambas partes. Esta conexión no es menos importante que la espiritual, pero sí es secundaria ya que a largo plazo las relaciones sanas y sólidas no se construyen en base a emociones sino a determinaciones.


  • Conexión física (afectiva): es la conexión y atracción física, es pasar tiempo en contacto sano con la otra persona, es el afecto, los abrazos, etc. Sin duda la atracción física es importante al momento de iniciar una relación que no puede basarse en su mayoría por lo que nuestros ojos puedan ver. Cuando conectamos primero en la parte física, es decir esta se basa en relaciones sexuales, nunca se alcanzará la plenitud, por el contrario solo generará más vacío en ambas partes.No se trata de que una conexión sea mas importante que la otra, sino que cada conexión tiene un orden especifico con el fin de poder forjar una relación solida que perdure a lo largo del tiempo.


 

El enemigo del amor



El enemigo número uno del amor es la lujuria, ya que esta busca el bienestar personal por encima de todo, es decir, a costa incluso de la otra persona. Satanás no envía demonios para robar, matar y destruir, sino que sutilmente lo hace a través personas que viven para satisfacer sus propios deseos (lujuria). Pero también por otro lado Dios no nos envía vida abundante solo a través de ángeles, también lo hace a través de hijos de Dios que aman a las personas.


La lujuria no se enfoca solamente en la sexualidad, sino que lujuria es la actitud de alimentar tus deseos sin importar que la otra persona este muriendo en el proceso. Dentro de nuestro corazón siempre estará la lucha entre ésta y el amor, pero somos nosotros los que debemos decidir a qué nos alineamos.


‣ Mientras que el amor busca el bienestar del otro por encima de todo, la lujuria busca el bienestar personar por encima de todo y todos.

‣ El amor dice “nosotros”, la lujuria dice “yo”.

‣ El amor es generoso (da, se da), la lujuria es egoísta y exige.

‣ El amor es sincero, la lujuria engaña.

‣ El amor confía, la lujuria desconfía.