top of page

Soñadores

El proceso


En un mundo como el nuestro, es fácil sentirse como un don nadie o creer que solo eres alguien más dentro de un grupo. Sin embargo no es así, todos tenemos un propósito y Dios nos habla constantemente para que identifiquemos cuál es Su voluntad para nuestra vida; es decir nos da una visión de como Él nos ve y hacia dónde quiere llevarnos.




La clave para descubrir la visión de Dios para tu vida es conocer el corazón de Dios y responder a su voluntad.

¿Qué es una visión?

Es un punto de destino y generalmente se presenta en contraste con el mundo tal como es. Ya que es lo que Dios dice de una circunstancia o persona, entonces entramos en la tensión entre lo que es y lo que podría ser.



¿Para qué sirve?

Las visiones sirven de motivación ya que al mostrarnos lo que Dios quiere hacer, se nos hará más fácil tomar decisiones. Una motivación, cuidadosamente sembrada, crece como una semilla para tomar vida y forma propia. Vemos en Génesis 1 como las palabras de Dios crean, nosotros no somos la excepción.



Todo sueño de Dios nos lleva a vivir procesos.


En Génesis 37 al 50 encontramos la historia de José, él soñó algo grande. Pero primero, fue llevado como esclavo a la casa de Potifar y luego paso por la cárcel, aparentemente no cumplía su sueño, pero cada día que pasaba aprendía que los sueños se alcanzan cuando estamos plantado en Dios independientemente de cual sea nuestro contexto. Vivió trece años de proceso entre que recibió el sueño hasta que vio su cumplimiento, ¿será que Dios se había olvidado de José?

Necesitaba que aprendiera a trabajar, ser íntegro, estratégico, aunque eso le costara su libertad. Cada uno de los procesos que pasó lo prepararon para vivir el sueño de Dios.


El proceso en el que estás no es porque Dios cambió Su plan para ti, sino que te esta preparando para que lleves adelante el sueño que Él te dio.

También en Juan 5:16-21 NTV vemos que este hombre llevaba 38 años esperando para ser sanado, ¿cuál fue su actitud? Se mantuvo cerca de donde Jesús estaba y bastó con un momento para que Dios cumpliera Su promesa.

Muchos quieren hacer los milagros que Jesús hacía y los resultados que Él tenía, pero no quieren conectarse con los sueños de Dios. Solo cuando nos conectamos con los sueños de Dios veremos lo inimaginable.


Hay un patrón que encontramos en la biblia cada vez que el pueblo de Israel alcanza su sueño e intenta grandes cosas para Dios.

  1. Descubren el sueño o llamado de Dios y deciden seguirlo.

  2. Enfrentan el temor al dejar su comodidad.

  3. Encuentran oposición a su alrededor.

  4. Su fe es probada por diferentes dificultades.

  5. Aprenden la importancia de rendirse a Dios por completo.

  6. Luchan contra los gigantes.

  7. Alcanzan su máximo potencial al cumplir el sueño de Dios y le honran.

Los sueños de Dios siempre conllevan un proceso de cruz en tu vida. No es una cruz para pagar pecados, sino que es renunciar a nuestros sueños y morir a nuestros deseos para que Sus sueños resuciten en nosotros.


 


Mis decisiones, Su propósito



Las circunstancias actuales hacen que tu sueño parezca imposible, aun así, la verdad es otra. Para alcanzar un sueño de Dios siempre será cincuenta y cincuenta, nosotros humanamente hacemos nuestra parte y Dios hará la Suya. Habrá que pagar precios, ordenar prioridades y sobre todo esforzarnos. Puede que en el proceso te desgastes y al terminar el día te sientas físicamente cansado, pero sin duda tendrás gozo y una plenitud en tu corazón inexplicable.


No hay nada malo en desear estar cómodo, a fin de cuentas el sueño es a favor de otros y la comodidad es a favor de nosotros mismos, pero no te refugies en tu rutina. La mayoría suele decir:


“ No tengo un sueño”.

“Tengo que inventar un sueño” .

“Tengo un sueño pero eso no es importante".

“Tengo un sueño pero es asunto de Dios hacerlo realidad”.

“Tengo un sueño pero es demasiado tarde”.


“Aquello que haces es casi siempre el resultado de lo que crees en realidad”.

Todos nos sentimos indignos e incapaces de hacer lo que Dios nos llamo a hacer. Incluso el sello de que algo es de Dios es que no nos creamos capaces, de lo contrario estaríamos teniendo una actitud de orgullo. Por encima de esto la Biblia dice que Dios nos escogió “a propósito” (1 Corintios 1:25-29).



¿Cómo tomamos las decisiones correctas?


La madurez espiritual no la podemos medir por nuestra manera de hablar u orar, pero sí la podemos medir cuando aprendemos a discernir que es bueno y malo, y por ende tomamos decisiones.

Nuestra vida es el resultado de las decisiones diarias que tomamos y no pueden basarse solo en las cosas externas sino que deben basarse en nuestras convicciones. El Espíritu Santo viene a nuestra vida para guiarnos a toda verdad y justicia, Él desarrolla en nosotros carácter y el fruto del Espíritu necesario para alcanzar madurez.


“En el Reino de Dios más que nuestra experiencia cuenta nuestra dependencia".
  • Desarrollando madurez:

La madurez no es un lugar a donde llegamos sino un camino en el que decidimos andar. Todos tenemos la capacidad de tomar decisiones, el desafío es desarrollar la capacidad de tomar decisiones guiados por Dios.

«El alimento sólido es para los que ya han alcanzado la madurez, para los que pueden

discernir entre el bien y el mal, y han ejercitado su capacidad de tomar decisiones» (Hebreos 5:14 RVC).

  • Para aprender, desaprender:

Muchas veces lo que no nos deja avanzar es lo que sabemos. Lo que nos sirvió en una temporada no necesariamente nos servirá en la próxima temporada.


“Para aprender, hay que amar la disciplina; es tonto despreciar la corrección" (Proverbios 12:1 NTV ).


“El malvado es inflexible en sus decisiones; el justo examina su propia conducta" (Proverbios 21:29 NVI)


 


¿Sueño o fantasía?



Puede que creas que son parecidas, pero hay dos cosas claves que hacen la diferencia; su origen y propósito. Un sueño de Dios tiene su origen en la Palabra de Dios, esta está llena propósitos y principios para lograr todo lo que Dios nos llamó a hacer, y tiene como fin honrar a Dios y bendecir a otros. Por otro lado, el origen de una fantasía es el ego y los deseos personales. La fantasía es el peor enemigo de los sueños de Dios.


¿Cómo materializamos los sueños de Dios?


Siempre que Dios nos da un sueño, junto con este nos da la capacidad de realizarlo. Dios no va a hacer lo que te dio a ti la capacidad de hacer. Nosotros hacemos la parte natural, Dios hace lo sobrenatural. La vida de fe no se camina con los ojos puestos en la realidad, sino con los ojos puestos en Jesús.


1) Trabajar: José trabajó y fue el mejor en la casa de Potifar. Muchas veces espiritualizamos nuestra pereza. Pero como hijos de Dios debemos ser excelentes en todo lo que estemos haciendo hoy, sea en tu trabajo, colegio o universidad. Aprendamos a ser fieles en lo poco y veremos como Dios nos lleva a lo mucho.


Lo poco es lo que este mundo nos puede ofrecer, lo mucho es todo lo que hacemos para Dios. Si aprendemos a ser fieles en lo poco, podremos ser fieles en las cosas de Dios".

2) Buscar y provocar oportunidades: José aprendió a provocar oportunidades y también a aprovechar las. Su excelencia le abrió oportunidades y lo promovió, aunque su promoción parecía algo peor al estar en prisión. Esta fue la antesala para poder ser el segundo después de Faraón.


3) Dar soluciones: Las más grandes oportunidades vienen acompañadas de problemas, por esto nuestro rol es transformar y mejorar las cosas. Somos gente de soluciones y de cambios. José fue un hombre con estrategias, se entrenó en los peores lugares, pero a pesar de eso aprendió.



¿Ahora qué?


Entonces el Señor me respondió, y dijo: Escribe la visión y grábala en tablas, para que corra el que la lea. Porque es aún visión para el tiempo señalado; se apresura hacia el fin y no defraudará. Aunque tarde, espérala; porque ciertamente vendrá, no tardará. (Habacuc 2:2-3 LBLA).

  1. Escribe el sueño que Dios te dio.

  2. Ponte metas a corto, mediano y largo plazo.

  3. Comparte este sueño con uno o dos amigos.

  4. Mantente orando hasta que eso suceda.

80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page